Noviembre 18, 2018
¿Qué es la Etología? https://pixabay.com/es/boxeador-perro-mascota-3627739/

El uso de modelos animales para explicar procesos biológicos en humanos se remonta a Aristóteles, quien en su Historia de los Animales describió y comparó los órganos de algunos mamíferos y el hombre.

 

Esta estrategia comparativa, basada en la idea de que otros animales y el hombre compartían mecanismos de acción fisiológica creció en forma importante durante el siglo XIX.

 

Famosos fisiólogos como François Magendi y su discípulo Claude Bernard, contribuyeron a establecer una ciencia biomédica experimental. Sin embargo, el uso sistemático de animales para el estudio del comportamiento, recibió su principal ímpetu del trabajo de evolucionistas en el siglo XIX, entre ellos Charles Darwin y Herbert Spencer.

 

La teoría de la evolución planteada por Darwin en el Origen de las Especies dejó clara una relación filogenética entre las especies, que sugería que semejanzas en anatomía, fisiología y comportamiento podían ser explicadas en términos de relaciones históricas entre las especies comparadas, o el resultado de adaptaciones a presiones ambientales similares (Gutiérrez y Pérez, 2011).

 

Carranza (2010), manifiesta que la etología es una ciencia joven, y como tal se encuentra aún en periodo de formación; sus tejidos se están estructurando, su armazón está sufriendo especializaciones, y en general está viviendo un rápido crecimiento.

El nacimiento de esta ciencia respondía al interés por profundizar en el conocimiento de las costumbres animales que en épocas pasadas se sostenían en simples descripciones.

 

La real academia de la lengua Española la define así: ethos “costumbre”, “carácter” y logia “estudio”.  Así mismo esta institución la toma en dos acepciones, como:

  1. Estudio Científico del carácter y modos de comportamiento del ser humano,
  2. Parte de la biología que estudia el comportamiento de los animales. En nuestro interés aplicaríamos la segunda (Arboccó de los Heros, 2015).

 

Levitis, y colaboradores (2009), realizaron una encuesta a  174 científicos dedicados al comportamiento, llegando a consensuar este concepto “el comportamiento es la coordinación interna de respuestas (acciones o inacciones) de organismos vivos (individuos o grupos) a estímulos internos y/o externos”.

 

La conducta necesariamente involucra funciones fisiológicas. Cualquier suerte de comportamiento involucra la recepción de estímulos a través de los órganos de los sentidos, la transformación de este estímulo en actividad neural, la acción integrada del sistema nervioso, y, finalmente, la actividad de varios órganos motores (Petryna A, y Bavera G, 2002).

 

 

 

Ahora bien, como lo explica Manteca (2009), La etología estudia el comportamiento de los animales, y  tiene dos objetivos:  describir y explicar el

comportamiento de los animales o, dicho de otra manera, estudiar que hacen los animales y por qué lo hacen.

 

La descripción del comportamiento de los animales se hace mediante la observación y uno de sus principales objetivos es la obtención  de un etograma. Los etogramas permiten la documentación precisa y la medición de los comportamientos observados, por lo tanto, su construcción es de fundamental importancia en el diseño del estudio etológico .

Típicamente, los etogramas consisten en una lista de comportamientos exhibidos por una especie, con los correspondientes definiciones de cada uso de términos y frases descriptivos  (Staton, L. A, Sullivan, M.S y Fazio, J.M, 2015)

 

El segundo objetivo de la etología es explicar el comportamiento.  La explicación del comportamiento de un animal supone responder, para cada una de las conductas del etograma, las cuatro preguntas siguientes:

 

  • ¿Cuál es el control de la conducta, es decir cuál es el mecanismo fisiológico que controla el inicio y el final de la conducta en cuestión?
  • ¿Cuál es la ontogenia de la conducta, es decir cómo y por qué cambia la conducta a lo largo de la vida del animal?
  • ¿Cuál es la función, es decir, como contribuye a aumentar el éxito reproductivo del individuo que muestra la conducta?
  • ¿Cuál ha sido la evolución de la conducta, es decir, como ha cambiado a lo largo de la historia de la especie?

 

Estas cuatro preguntas se conocen como “los cuatro por qué de Tinbergen”. En el año 1963, Tinbergen publicó un artículo titulado “Acerca de los objetivos y métodos de la etología” en el que por primera vez se exponían los objetivos de la etología, que Tinbergen estructuró alrededor de las cuatro preguntas. (Manteca, 2009).

Como lo enuncia Fabricius, en su libro La conducta de los animales, fue principalmente el holandés Nikolaas Tinbergen (1907- 1988) quien desarrolló y completó la técnica experimental dentro de la Etología.

 

Tinbergen, profesor de Zoología Experimental de la Universidad de Leiden, había empezado a estudiar, independientemente de Konrad Lorenz, el comportamiento instintivo de insectos, peces, anfibios y aves. Ya desde el inicio de sus estudios, estableció contacto y una estrecha colaboración con Lorenz.

 

 

Esas primeras investigaciones despertaron gran interés entre los zoólogos de todo el mundo, y Tinbergen fue llamado a la Universidad de Oxford para organizar allí la enseñanza e investigación de la etología según los mismos principios que en Leiden.

Los estudios de Tinbergen han contribuido, sobre todo, a hacer de la Etología una disciplina de rápido crecimiento como lo es hoy día, dentro de la Zoología moderna (Fabricius, 1966).

 

En el año 1973, Karl von Frisch, Konrad Lorenz y Nikolaas Tinbergen reciben conjuntamente el Premio Nobel de Medicina y Fisiología. Con este hecho se inicia formalmente el desarrollo de la nueva ciencia que estudia el comportamiento de los seres vivos, llamada Etología.

 

Estos investigadores descubren la manera de identificar y jerarquizar los patrones de comportamiento de animales en condiciones naturales, resaltando especialmente las funciones y la evolución histórica de los mismos (Martin, G 2016).

Algunos científicos han sugerido la división de la etología en dos ramas relativamente independientes.

 

La primera de estas dos ramas es la fisiología de la conducta o psicobiología, que utiliza un método experimental y trata de responder a las dos primeras preguntas de Tinbergen, es decir tiene como objetivo estudiar el control y la ontogenia de la conducta.

La segunda rama es la ecología de la conducta, que tiene como objetivo estudiar la función y la evolución de la conducta. Manteca (2009).

 

Aplicaciones de la Etología

El campo de aplicación de la etología es muy grande, no solo en lo que se refiere al ámbito de la fauna silvestre y salvaje en cautividad. Esta interesa también a la producción y manejo de animales domésticos, así como la prevención,   diagnóstico  y tratamiento de muchas  enfermedades.

Xavier Manteca, destacado etólogo español, manifiesta que la conducta de los animales domésticos es fácilmente observable y, además, resulta difícil en ocasiones no interpretarla en función de nuestro propio comportamiento. 

 

Es importante sin embargo, no caer en interpretaciones antropomórficas precipitadas y poco rigurosas. Aunque cada vez son más los científicos que aceptan que los animales experimentan emociones, esto no significa que sus emociones sean iguales a las nuestras.

En definitiva, el estudio del comportamiento animal debe basarse en investigaciones científicas y no en especulaciones.

 

« Alguna gente habla a los animales. No muchos los escuchan. Ese es el problema »

-A.A. Milne.

 

 

 

 

BIBLIOGRAFIA

ARBOCCÓ DE LOS HEROS, M. (2015). Apuntes etológicos: la interesante vida animal, CONSENSUS, 20 (2).

CARRANZA, J. (2010). Etología, introducción a la ciencia del comportamiento. Universidad de Extremadura. España.

FABRICIUS, E. (1966) La conducta de los animales. Buenos Aires: editorial Universitaria de Buenos Aires. Argentina.

GUTIÉRREZ, G Y PÉREZ-ALMONACID, RICARDO (2011). Conducta Animal y Conducta Humana. Suma Psicológica, Vol. 18 No 1.

LEVITIS, D. A., LIDICKER JR., W. Z., & FREUND, G. (2009). Behavioural biologists do not agree on what constitutes behaviour. Animal behaviour, 78(1), 103-110.

MANTECA, X (2009). Etología Veterinaria. Multimedica ediciones Veterinaria. Barcelona, España.

MARTÍN, G. (2016). Etología y comportamiento animal: principios de bienestar animal. Universidad Nacional de Tucumán. Facultad de Agronomía y Zootecnia

PETRYNA, A Y BAVERA, G. A. (2002). Cursos de Producción Bovina de Carne, FAV UNRC. www.produccion-animal.com.ar

Stanton, L. A, Sullivan, M. S., & Fazio, J. M. (2015). A standardized ethogram for the felidae: A tool for behavioral researchers. Applied Animal Behaviour Science, 173, 3-16.

 

 

Rate this item
(0 votes)
Carlos Arturo Gaitán Castañeda, MVZ - Master en Etología Clínica, Universidad Autónoma de Barcelona.

Actualmente realizo práctica privada como etólogo clínico, principalmente en caninos y felinos, rama de las ciencias biológicas que me apasiona y de la cual quiero seguir profundizando para contribuir a mejorar la relación del ser humano con los animales.


En 1988, obtuve título como Médico Veterinario Zootecnista en la Universidad del Tolima, y en ese mismo año me vinculé con la Policía Nacional, manejando en varios departamentos donde laboré, las unidades de remonta y veterinaria (equinos y caninos), logrando el  grado de Teniente Coronel.  Durante mi permanencia en esta importante institución realice estudios de especialización en mercadeo agropecuario en la Universidad Jorge Tadeo Lozano y en seguridad pública en el Centro de Estudios superiores de la Policía Nacional.


Posterior a mí retiro de la Policía Nacional, viaje gracias a Dios, a Barcelona, para cumplir con uno de mis sueños, estudiar la Maestría de Etología Clínica en la Universidad Autónoma de dicha ciudad.

Deseo profundamente poder aprender de médicos veterinarios,  zootecnistas, biólogos, educadores-entrenadores de animales y propietarios, y al mismo tiempo compartir con ellos la información necesaria para que entre todos podamos mejorar el bienestar de los animales y con esto contribuyamos a lograr un mejor país.


 

Contacto

Celular 3178116268,

E-mail, carlosarturogaitan4@gmail.com

 

 

 

© 2018 VeterinarioAlternativo.COM
Desarrollado y administrado por Virtual Creativex S.A.S.